Representaciones de belleza en la literatura:

Como todos los terrenos del arte, la literatura es también intenta dar una imagen sobre los ideales de belleza.

La Edad Media:

Picture
 En estas épocas surge la concepción teocéntrica y cristiana del universo, en la lírica aparecen los siguientes géneros, como: jarcha, cantigas de amigo y villancicos castellanos. Además, nace en estos tiempos la lírica trovadoresca, influencida por la lírica provenzal y la filosofía del amor cortés.



 
 



Jorge Manrique:

ACORDAOS, POR DIOS, SEÑORA...

Acordaos, por Dios, señora,
cuánto ha que comencé
vuestro servicio,
cómo un día ni una hora
nunca dejo ni dejé
de tal oficio;
acordaos de mis dolores,
acordaos de mis tormentos
que he sentido;
acordaos de los temores
y males y pensamientos
que he sufrido.

Acordaos como en presencia
me hallastes siempre firme
y muy leal;
acordaos como en ausencia
nunca pude arrepentirme
de mi mal;
acordaos como soy vuestro
sin jamás haber pensado
ser ajeno;
acordaos como no muestro
el medio mal que he pasado
por ser bueno.

...

Acordaos que fui sujeto
y soy a vuestra belleza
con razón;
acordaos que soy secreto,
acordaos de mi firmeza
y afición;
acordaos de lo que siento
cuando parto y vos quedáis
o vos partís;
acordaos como no miento,
aunque vos no lo pensáis,
según decís.
...

Para Manrique el amor es el eje de la existencia: alabar a la dama y servirla constantemente. La señora suele pertenecer a una clase social más alta, entre ellos  se ve la relación de "señor y súbdito ".
 


Renacimiento: los poetas de la época imitaban a los autores itialianos, sobre todo, a Petrarca. Para el hombre renacentista el amor era percibido como un servicio a un ser superior, la dama, además significaba el destino de la vida, una razón para existir. El canon de belleza renacentista pareció mucho al del mundo clásico, lo más importante era la exaltación de la belleza de la amada.
 
Cervantes en esta cita da una imagen muy clara sobre la mujer ideal de la época:
,,Su nombre es Dulcinea... su hermosura sobrehumana, pues en ella se vienen a hacer  verdaderos todos los Imposibles y quiméricos atributos de belleza que los poetas dan a las  damas: que sus cabellos son oro, su frente campos elíseos, sus cejas arcos de cielo, sus ojos soles, sus mejillas rosas, sus labios corales, perlas sus dientes, alabastro su cuello, mármol su pecho, marfil sus manos, su blancura nieve."
                                 
                                                             Miguel de Cervantes, Don Quijote, 1,13



Gutierre de Cetina:
En su poesía muchas veces aparece la mujer bella y suprema pero cruel.
Aunque fue una característica de los trovadores, que mientras exaltaban la belleza de la amada, de su personalidad no sabían muchas cosas por falta de contacto personal. La concepción  clásica de que si una mujer es bella entonces es también buena, era muy frecuente en estas épocas.


OJOS CLAROS Y SERENOS


Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?

Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquél que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.

¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.




Barroco:

Picture
En cuanto a la historia es una época de crisis, marcada por la decadencia,el pesimismo, el derroche, la pobreza y la corrupción. Los temas más frecuentes son la muerte, la berevedad de la vida y el sentimiento del paso del tiempo. Frente a la idealización renacentista nace una visión más realista pero con elementos satíricos y burlescos.
 Los ideales femeninos del Renacimiento siguen existiendo todavía  pero los complican y los teatralizan.


Lope de Vega
En este poema escribe sobre la belleza limitada por la muerte, es una cosa fugaz que sólo queda en los recuerdos...

Picture
A UNA CALAVERA DE MUJER

Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura de estos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.

                                              Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos;
aquí los ojos, de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo;

aquí la estimativa, en quien tenía
el principio de todo movimiento;
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!
¿En donde tanta presunción vivía
desprecian los gusanos aposento?


 


La idea clásica de la mujer bella y buena aparece en la mayoría de estos poemas, los poetas exaltan la belleza de las mujeres, casi desconocidas, y no quieren más, están contentos con una imagen sola que tienen sobre la amada. Un gesto o una sonrisa de una dama era suficiente para toda la vida del trovador. De eso podemos sacar una conclusión:  Estos ideales sólo existían en la fantasía de los poetas, son unos seres místicos para ellos que encarnan la perfección física y moral.