El teatro barroco:

El teatro era el género más representativo del Barroco. Se llevaron a escena gran cantidad y variedad de obras: religiosas, caballerescas, pastoriles, y de sucesos históricos, las que se representaban en corrales, que eran patios rodeados de casas. Las obras más populares eran las comedias que eran obras teatrales en las que se mezclaba lo trágico con lo cómico.
Los temas más frecuentes del teatro barroco fueron el honor, la religión y la tradición nacional. En cuanto a los personajes de las obras hay que mencionar  tres figuras claves: el galán, la dama y el gracioso. Los autores más importantes de esa época fueron Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca.

La belleza desempeña un papel importante en el teatro, los sentidos ponen de relieve, los cuerpos se convierten en instrumentos de expresión, en los que se une lo sensorial y lo moral, la materialidad y la forma.


La Baltasara:

Picture

Francisca Baltasara de los Reyes, la Baltasara, fue una actriz famosa de la compañía de Heredia, del teatro del XVII, Era conocida no sólo  por su belleza y gallardía sino por su capacidad para representar los más variados papeles             ( como: dama, galán, jaquetón,pendenciero, travestí, etc.).
Según el artículo de Alberto Castilla, la comediante madrileña era  célebre histrionisa y más tarde una santa anacoreta. Porque a pesar de su éxito un día decidió separarse de la compañía y de la vida artística y se hizo ermitaña hasta su muerte. Por eso surgió la leyenda de una mujer licenciosa, más tarde arrepentida. Los cronistas de la época relacionaron su muerte con acontecimientos sobrenaturales y trataron su vida en obras de tipo hagiográfico.
Castilla cita algunas coplas que mencionan La Baltasara como el ejemplo de la mujer sensual y disoluta que elegió la vía hacia la santidad:
                                ,,Pero amigo, amemos y vivamos
                              mientras la edad por mozas no declara;
                             que después querrá el cielo que seamos
                                 lo mismo que ayer fue la Baltasara"

Durante estas décadas - sigue Castilla - podemos ver una situación de desmoralización general en España en cuanto a los valores de comportamiento. El rey, Felipe IV, tuvo amantes, entre ellas una actriz llamada La Calderona, de quien tuvo un hijo ilegítimo, Juan de Austria. En aquél entonces predominó la tendencia de seguir el ejemplo del rey, sea positivo o negativo, que más tarde, debido a las críticas, causó las regulaciones y limitaciones de las obras teatrales.
Según el Tratado de tribulaciones, las comedias enseñaron a la gente, sobre todo a las mujeres, cómo hay que traicionar a sus maridos, las escenas eróticas eran bastante verídicas y los espectadores << salían del teatro creyendo que podían poner en práctica lo que habían visto en escena>>.

La Baltasara, debido a este ámbito inmoral, decidió dedicarse a la fe y elegió una vida sagrada. Este hecho llamó la atención de los dramaturgos de la época y compusieron una obra teatral sobre la vida de la Baltasara.



Picture
Esta historia trata una cuestión interesante: ¿ Es posible la transformación espiritual de un ser humano ?¿ Un pecador es capaz de convertirse en un ángel? El ejemplo de La Baltasara muestra que sí, es posible encontrar la belleza interior y no abusar de la exterior.